Páginas

05 junio 2017

Nota cultural: términos y expresiones que ofenden a la comunidad sorda

Existen una serie de expresiones que son ofensivas para la comunidad sorda.  En este post, voy a enseñar algunas de ellas, y explicar por qué no son aceptadas:

"Dialogo de Sordos"
Una frase usada comúnmente para señalar cuando dos o más personas se hablan pero no se hacen entender, o discuten distintos puntos de un mismo tema y se enfrascan en ello, se suele decir que están en un "dialogo de sordos".
No soy lingüista o especialista en lenguas,  por lo que imagino que esta expresión habrá tenido sus inicios por parte de personas oyentes que al observar a personas sordas comunicarse en lengua de señas y ellos al no poder "escuchar" o entender su conversación han dado lugar a esta expresión.  
Esta expresión resulta ofensiva para la comunidad sorda porque denota que las personas sordas no pueden dialogar entre sí o con otras personas. Por otro lado, también podría significar que con personas sordas no será posible iniciar o mantener un dialogo.  Cosa que es totalmente falso.  Las personas sordas logran comunicarse de muchísimas maneras: con lengua de señas, a traves de la escritura, hoy en día apoyados en la tecnología con mensajes de texto, entre muchas estrategias más para comunicarse.

"No hay peor sordo que el que no quiere oír"
Esta es otra expresión que es utilizada con frecuencia. Tengo entendido que es considerada como refrán.  Se utiliza para manifestar que cuando alguien le explica algo a otra persona y no quiere atender o entender las razones del otro, es decir es que esta persona no hace caso de lo que están diciendo ni presta atención.

Esta expresión o refrán también resulta ofensiva para la comunidad sorda en el sentido que atenta a nuestra imposibilidad de oír, y que por ello, supuestamente no haríamos caso de lo que nos puedan o quieran decir aduciendo que somos "peores" que los demás.  Podría también interpretarse que como personas sordas podemos ser personas tercas, personas que no quieren entrar en razón, características que nada tiene que ver nuestra sordera.

"Sordito o Sordita"
El uso de diminutivos modifican el significado de la palabra para dar matiz de tamaño pequeño o de poca importancia. También se podría usar como expresión para demostrar cariño o afecto.  Al utilizar la palabra sordito o sordita, se vuelve además de denotar tamaño, que puede sugerir otra cosa de manera subliminal.   Por ejemplo, al decir el sordito, se podría sugerir que la persona vive en condición de infancia permanente, que no puede valerse por si misma, que pueda necesitar "asistencia" o que no puede ser un ciudadano/a responsable.   
En este sentido, usar sordito/a no es aceptable en la comunidad sorda y resulta peyorativa y ofensiva.

"Sordomudo o sordomuda"
Este es otro término asociado a las personas sordas que es utilizado desde la época de Aristóteles, quien dijo “La audición es el sentido del sonido, y el sonido es el vehículo del pensamiento; por consiguiente los ciegos son mas inteligentes que los sordo-mudos” y por muchísimos años, este término ha estado ligado con que las personas sordas son menos inteligentes y no pueden razonar, por lo que también cuestionaba la capacidad de las personas sordas de recibir educación o ser educadas. Aristóteles llegó hasta comparar a las persona sordas con animales que emiten sonidos pero no pueden conversar.  Platón intentó refutar el pensamiento de Aristótles diciendo "Contéstame a esto: si no tuviéramos voz ni lengua y nos quisiéramos manifestar recíprocamente las cosas, ¿acaso no intentaríamos, como ahora los sordos, manifestarlas con las manos, la cabeza y el resto del cuerpo?".  Con lo cual, se estaría refiriendo a la lengua de señas y que las personas sordas se podían comunicar perfectamente.
La influencia y pensamientos de Aristóteles tomaron muchísimos años en desterrar y cambiar, hasta que con Giorolamo Cardano, médico italiano (1501-1576) es que se reconoció la habilidad e las personas sordas de razonar y al ser el primero en desafiar los conceptos antes dados por Aristoteles sobre las personas sordas en las que escuchar es un requisito para poder tener entendimiento y razonamiento.
Entonces este término, está muy ligado al pensamiento de Aristótles y por ello, la comunidad sorda rechaza esta expresión y la considera ofensiva y peyorativa.  Por otro lado, las personas sordas no son mudas, puesto que no tienen ningún problema fisiológico en las cuerdas vocales.  La mayoría de personas sordas elige no usar su voz como decisión personal y prefieren expresarse usando la lengua de señas.  Sin embargo, podrían existir personas que son sordas que a su vez son mudas de existir dificultades fisiológicas para poder usar la voz.

Otros términos que se asocian con las personas sordas o con la comunidad sorda son: 
Silentes
Mundo de silencio

Los términos que asocian a las personas sordas con el mundo del silencio, se dan dado que es que las personas oyentes piensan que al no poder oír, es que vivimos en un mundo de silencio absoluto.  Cosa que no es verdad.  Por otro lado, al vernos comunicarnos en lengua de señas sin hacer "mucho ruido" lo asocian silencio.  Inclusive, cuando una persona oyente se incluye a la comunidad sorda, muchas veces les dicen "bienvenidos al mundo del silencio" a modo de presentación.  Yo he utilizado antes esta expresión y con el tiempo me he dado cuenta que no es la mejor manera de presentar e incluir a la comunidad sorda.  Pienso que podrían usarse mejores expresiones y formas para esta bienvenida haciéndoles saber que se incluyen e inmersan en una comunidad lingüística y cultural diferente a la que deberán aprender y atenerse a las reglas propias de la comunidad sorda, sobre todo el respeto al idioma de señas y a una comunicación accesible y visual.  

También considero que usar los términos de silentes, silencio no son la mejor manera de asociarlas con la comunidad sorda, nuestro mundo está lleno de ruido, música y comunicación usando voz (los que quieren), y lengua de señas que van más allá de nuestra imposibilidad de interpretar los sonidos que podamos percibir o escuchar.  Además, el porcentaje de personas sordas que presentan anacusia o cofosis (sordera total) es poco común, la mayoría presentan un algún tipo de resto auditivo. 



Para concluir:

Las personas sordas tienen derecho a elegir como quieran llamarse tanto en forma grupal como de manera individual.

La gran mayoría prefieren utilizar sordo o sorda, persona sorda, o persona con discapacidad auditiva. Pocos usan el término hipoacusico o hipoacusica.

Es importante recordar, que en el año 1991, en un congreso de la Federación Mundial del Sordo se votó por los términos sordera e hipacusia como los términos preferidos por la comunidad sorda.

Gracias por tomarte un tiempo para leer este artículo y estaríamos muy agradecidos si puedas compartir este artículo con más personas si quieres educar y ayudar a desterrar el uso de términos y expresiones inadecuadas y ofensivas.

 





Imagen "no hay peor sordo que el que no quiere oir" del artista Quino, tomada de: http://www.tesorosdesabiduria.com/2014/07/reflexion-no-hay-peor-sordo-que-el-que.html

No hay comentarios:

Theme design by CES Angel