Páginas

17 abril 2013

Cuidados del audifono

Uso audífono en mi oído derecho desde los tres años de edad (a los dos mis padres recibieron el diagnostico de mi sordera). Desde ese entonces, he tenido varios audífonos de diferentes marcas y con el paso de los años he aprendido como cuidarlos. Mi primer audífono fue de la marca SIEMENS y fue comprado cerca al Hospital de Besançon, a las afueras de Paris, Francia.

El año 2009 adquirí mi audífono digital modelo Hit Pro para el oído derecho en OTICON (San Isidro, Lima).

Uso el audífono desde que me levanto hasta que me acuesto (aproximadamente entre 16 a 18 horas diarias) y todos los días mantengo una rutina importante para el cuidado del  mismo que hace que mi audífono dure varios años (el que tengo va por su 4 año de uso).

Rutina de cuidado básico:
  1. En la mañana antes de ponérmelo, reviso que no tenga ninguna obstrucción en el molde, ni el el tubito que conduce al audífono. A veces por la humedad del clima, o mi oído segrega cerumen estos pueden obstruir el pase del sonido. Si tuviera alguna obstrucción lo que hago es sacar el molde y sacudirlo - muchas veces de esa manera elimino la humedad.
  2. Con un papel tissue o kleenex seco limpio el molde y audífono antes de colocármelo. El tipo de molde que uso es de acrílico duro, desde hace unos 15 años que lo he preferido por lo que es mas duradero y para mi es cómodo. Otras personas, prefieren molde para audífonos de silicona blanda. Lo bueno del molde que tengo, es que si tuviera una obstrucción o liquido al interior, lo puedo sacar del audífono y lavarlo con agua y un poco de jabón. Inclusive si se hace difícil la limpieza, puedo usar un cepillo de dientes con cerdas blandas que tengo para uso exclusivo del audífono. Nunca uses pañitos humedos o alcohol para limpiarlo.
  3. Al momento de colocar el audífono, es importante que sepas como ponerlo y retirarlo del oído para que no se salga o se pueda romper el tubito de plástico. A veces si me lo pongo muy rápido, se sale el tubito y al prenderlo suena un pitido. 
  4. Al momento de acostarse, guardarlo en su caja, cajón del velador u otro lugar seguro. 
  5. Cuando toca cambiar la pila, me aseguro de revisar la pila nueva antes de ponerla y aprovecho en revisar como está e interior del portapilas buscando que no esté oxidado o tenga algún liquido de oxidación.
  6. Cada cierto tiempo (lo recomendado es cada 3 meses según clima limeño) lo llevo a OTICON para que le hagan su mantenimiento- en el que lo colocan en un deshumedecedor, lo revisan, le hacen una limpieza y cambian el tubito de plástico por uno nuevo.
Ahora, si me preguntaran, durante estos 4 años de uso, es obvio que se me ha caído al suelo más de una vez, pues están diseñados para soportar caídas cuando te lo estás poniendo o sacando (no caídas de varios pisos) y hasta soportar diferentes temperaturas y condiciones húmedas. Sin embargo, no son resistentes al agua y no se deben usar al momento de bañarse o meterse a la piscina.

El año pasado recuerdo que se me cayó al agua y entré en pánico.  Lo que hice fue inmediatamente sacarle el molde, le saqué la pila y lo sequé con aire frío (mi secadora de pelo tiene esa opción).  Una vez seco, por ratos en ese día lo exponía a aire caliente de la secadora de pelo (pero que no estuviese muy caliente).  Tuve mucha suerte, mi audífono al día siguiente funcionó y sigue funcionando hoy.

Espero que esta información les sea útil para el cuidado de sus audífonos.

A continuación, un video en Lengua de Señas con la misma descripción que en este post: 

No hay comentarios:

Theme design by CES Angel