Páginas

09 octubre 2008

Código civil Peruano y las personas sordas: una problemática continua

Haciendo referencia al reciente artículo publicado en el Diario el Comercio: http://www.elcomercio.com.pe/edicionimpresa/Html/2008-10-02%5CECLI021008a9.html, quisiera comentar lo siguiente:

Esta no es la primera vez que este tipo de discriminación sucede al contar con un mal articulado del código civil que es interpretado erróneamente por los registradores civiles de las Municipalidades, y otras personas que hacen uso de este artículo para denegar algunos derechos que como ciudadanos y sujetos de derechos nos competen.
Como bien lo señalé en mi artículo anterior, pueden existir personas sordomudas, así como existen personas con sordera, pero ello no significa que ambos grupos de personas tengan limitaciones para expresar su voluntad.
Existen diversos medios y formas de comunicación en la que un individuo pueda expresar su voluntad. Entre los cuales uno de ellos es a través de la Lengua de Señas y la palabra escrita en papel.

En nuestro país, la Lengua de Señas no es aún reconocida como un idioma oficial, por lo que se menosprecia esta forma de comunicación como si fuera un sistema de códigos y gestos manuales para poderse comunicar, o como un complemento a la comunicación verbal.
La lengua de señas es una lengua “cuatridimensional” y se sustenta con el movimiento de manos y distintas partes del cuerpo (visual, labial, gestual y dramatización corporal), asimismo tiene gramática y jerga propia. Actualmente existen un grupo de organizaciones de personas sordas que están trabajando hacia la documentación y/o estudio social y lingüístico de esta lengua.

Esta lengua existe, y actualmente el Congresista Michael Urtecho Medina (recogiendo la iniciativa y propuesta de la Fundación Personas Sordas del Perú) ha presentado una propuesta legislativa para obtener el reconocimiento de esta lengua de manera oficial.
Volviendo a la lectura del artículo en el Comercio, estoy haciendo el presente análisis. Soy educadora y no abogada, por lo que espero que este post pueda servir de información a quienes han tomado interés en la noticia por cualquier motivo.

Yendo en orden, empiezo con este artículo del Código Civil me ha llamado la atención:

“Artículo 141º.- Manifestación de voluntad

La manifestación de voluntad puede ser expresa o tacita. Es expresa cuando se realiza en forma oral o escrita, a través de cualquier medio directo, manual, mecánico, electrónico u otro análogo. Es tacita cuando la voluntad se infiere indubitablemente de una actitud o de circunstancias de comportamiento que revelan su existencia.
(…)”
Por lo que leo de este artículo, me queda claro que una persona puede expresar su voluntad más allá de la expresión verbal. Eso quiere decirnos que el registrador civil de la municipalidad no se ha tomado el tiempo de estudiar bien la situación de la pareja de jóvenes sordos que quisieron contraer matrimonio en San Juan de Miraflores, o simplemente que desconocía de este artículo.
Por otro lado este otro artículo, que ha sido citado en el artículo del Comercio, señala lo siguiente:

Articulo 241º.- No puede contraer matrimonio

No pueden contraer matrimonio;

4.- Los sordomudos, los ciegosordos y los ciegomudos que no supieren expresar su voluntad de manera indubitable.

Este artículo debería ser objeto de estudio por parte de abogados y legisladores y realizar una modificación al código civil. En primer lugar, la definición de sordomudo es incorrecta en cuando se quiere referir a personas con algún tipo de pérdida auditiva. Pueden existir personas sordomudas tal como lo señalé en mi artículo anterior, pero no se debe generalizarnos con las demás personas que tenemos algún tipo de pérdida auditiva.
Creo que al margen de las definiciones que aquí se presentan en este articulado, creo que debería modificarse el artículo de la siguiente manera:
“4.- Las personas que no supieran expresar su voluntad de manera indubitable.”
Nuevamente, recalco que no soy abogada, y quizás esta propuesta de artículo no sea la correcta, por ello, espero que abogados y legisladores puedan tomar interés en este asunto y proponer al parlamento la solución más apropiada para poner fin a este tema de negación de derechos que no es la primera vez que sucede.
He sido testigo de este tipo de rechazo, en varias oportunidades he acudido a hablar con registradores civiles a solicitud de amistades con sordera que requirieron mi apoyo para “convencer” al registrador de que ellos pueden expresar su voluntad para que puedan casarse. También recuerdo que cuando fui Secretaria Ejecutiva del CONADIS, en diversas oportunidades, tuvimos que actuar de oficio hacia las municipalidades explicando que una determinada pareja podía expresar su voluntad, así como certificar que eran personas con “sordera” y que no eran “sordomudos”.
Adicionalmente, quisiera señalar que no solamente, se vulneran nuestros derechos como el matrimonio, sino derechos para adquirir una propiedad, u obtener un seguro de vida. Recuerdo que en el año 2003 cuando a través de un crédito hipotecario del Banco Interbank, adquirí mi departamento, tuve que hacer muchos trámites “adicionales” a los que son requeridos por las demás personas para certificar que como persona sorda que soy, puedo expresar mi voluntad, y que soy un ser independiente. Todo esto fue necesario para poder hacer este trámite sin tener que contar con un aval de ningún tipo, ni que mis padres tuvieran que intervenir de alguna manera legal. De igual manera sucedió con el seguro de desagravamen requisito indispensable del crédito hipotecario.
Estas situaciones no solo generan incomodidades por los trámites adicionales que no tienen sentido, sino también que son una forma de discriminación. Supongo, que esto se da –entre otras razones- a que existen leyes , como los artículos del Código Civil mencionados, que contienen conceptos que distorsionan la condición real de las personas con discapacidad y registradores, abogados, empresas como Interbank entre otras, discriminan a las personas sordas por desconocimiento e ignorancia.

Volviendo con la lectura del Código civil, encontré este otro artículo que coloco a continuación:

Articulo 694º.- Formalidad de testamento de mudos, sordomudos y otros

Los mudos, los sordomudos y quienes se encuentren imposibilitados de hablar por cualquier otra causa, pueden otorgar solo testamento cerrado u ológrafo.

Este artículo me llamó la atención, me parece que habría una contradicción con el artículo 141º, por lo que nuevamente, lo pongo a consideración de los abogados y legisladores para su respectivo análisis y necesaria reforma.

No hay comentarios:

Theme design by CES Angel